Consejos, paredes, pintura

6 consejos para escoger colores para tu habitación Copia

 A la hora de escoger un color para pintar nuestra habitación, hay tantas posibilidades que en ocasiones resultan abrumadoras. El color que escojamos afectará a nuestro día a día y al resto de los elementos de la habitación, como la ropa de cama o incluso los muebles. En Senave, te damos seis sencillas claves para que puedas dar con el color perfecto para tí.

 1- Ten en cuenta el tamaño de la habitación. A la hora de escoger el color, resulta clave saber el espacio con el que contamos. De esta manera podremos potenciarlo y sacarle más partido dependiendo del tono que elijamos. En el caso de que tengas una habitación pequeña, lo ideal para ampliar el espacio es el blanco dentro de sus diferentes variantes (White Comfort, Egg White). Tambien puedes emplear tonos suaves pero con un poco más de color como el Breeze o el Early Rain de Jotun. Si , por el contrario, tienes una habitación muy amplia, podemos jugar con tonos más intensos como el Verde Jade o el Azul Avatar de Zenko.

2- La luz es fundamental para elegir color. La luz es uno de los puntos clave para  nuestra percepción del color. Por ello, hemos de tener muy claro como incide la luz natural en nuestra estancia. Factores como la cantidad y tamaño de las ventanas en la habitación, su orientación y el número de horas que recibe luz directa son fundamentales. En caso de tener poca luz, lo mejor es elegir tonos suaves y luminosos, por ejemplo el Casablanca de Zenko. Por otro lado, si cuentas con mucha luz, puedes atreverte con una paleta mucho más amplia de colores, incluso tonos oscuros y fríos.

3- Antes de pintar, piensa en qué tipo de iluminación de gusta poner en la habitación. Hay quien prefiere que sea tenue, iluminando la estancia con luces cálidas y lámparas de pié o mesilla. En este caso, te recomendamos elegir tonos suaves y cálidos, que resalten este tipo de iluminación, por ejemplo, un amarillo suave o un rosa empolvado, como el Petals y el Petit Four de Jotun.  Tanto esta gama de colores como esta iluminación son perfectas para habitaciones de estilo romántico. Por otro lado, hay quien se decanta por la iluminación indirecta de la habitación con luces led. Este tipo es muy común en las decoraciones de estílo nórdico, con molduras de lineas puras como las de Orac. Para ella, te sugerimos la gama de grises y grises azulados, que son tendencia en este tipo de decoración. El Eclipse Grey, Moon Reflection y Classic Blue son algunos de nuestros favoritos.

3-Considera emplear dos tonos diferentes. Para crear una habitación dinámica y diferente, puedes emplear dos tonos diferentes para pintarla. En caso de emplear colores complementarios, como el azul y el naranja, el aspecto será alegre y dinámico. Si son dos tonos diferentes  dentro de la misma gama de color, la estancia resultará armoniosa y relajante.

Hay muchas formas de combinar estos dos colores, la más habitual es pintar las paredes de un color y el techo de otra. Si tus paredes son bajas, lo mejor es elegir el color más claro para el techo, lo cual le dará altura y amplitud a la estancia. Pero, si tus techos son demasiado altos, te recomendamos pintarlos de un tono más oscuro que el resto, creando la ilusión óptica de que ser más bajos.

Otra técnica es pintar una misma pared en dos tonos diferentes, colocando una moldura en el centro que actuará también como elemento decorativo o simplemente pintando los colores consecutivos.

 Por último, puedes pintar una pared que quieres que sea el foco de atención, normalmente la del cabecero, en un color distinto.

4- A la hora de elegir, ten en cuenta la psicología del color. Los colores afectan a nuestro estado de ánimo, y en nuestro hogar son algo fundamental para nuestro equilibrio emocional. 

Ten en cuenta la cantidad de horas que sueles pasar en la habitación. Si es un espacio que utilizas para relajarte y descansar, lo mejor es que optes por los denominados tonos pasivos, colores relajantes como el azul o el verde. Pero en caso de que tambien lo utilices para trabajar o leer, decantate por los llamados colores activos, como el amarillo o el naranja. Intenta no elegir un tono muy fuerte, si no optar por las tonalidades más suaves de esa gama, como por ejemplo el Melon Shake o el Melon Seeds de Jotun.

En el caso de que sea una habitación infantil, una de nuestras opciones favoritas es el verde, ya que este color estimula la creatividad y aporta equilibrio y armonía.

5-Crea tu paleta de colores ideal. Cuando escojas el color para tus paredes, lo ideal es que tengas una visión global de la decoración. A partir del tono que elijas, podrás jugar con otros colores a la hora de pintar las puertas y los marcos de las ventanas, los muebles o en los tonos de la ropa de cama y otros complementos. Este proceso te resultará más sencillo si eliges el color predominate y a través de eé los secundarios.

6-Haz varias muestras Aunque estás muy convencido del color que vas a elegir, te recomendamos que hagas un par de catas de color extra. Además del tono que tienes en mente, elige otros dos más claros.  Los tonos de color varían bastante en función del lugar de aplicación, así que es mejor jugar sobre seguro probándolos en directo. 

 Pinta tres pequeño cuadrados de muestras en la misma pared, pero dejando un espacio entre ellas para que no afecte a tu percepción. Espera siempre unas horas a que la pintura está totalmente seca para ver su acabado definitivo. Además de elegir el color perfecto, es posible que también saques una idea para usar otro de esos colores para pintar puertas y ventanas.

 Esperamos que estos consejos hayan sido útiles a la hora de elegir el color perfecto para tu habitación. Encuentra rodillos, cinta y todo lo necesario para ponerte manos a la obra en la sección de complementos de nuestra tienda online. ¡Disfruta de la pintura!

Deixa unha resposta

O teu enderezo electrónico non se publicará Os campos obrigatorios están marcados con *